8.11.14

LAS MENTIRAS PROPIAS

PODEMOS MENTIRLE AL MUNDO, PERO NO A NOSOTROS MISMOS


Toda ruptura es dolorosa. El orgullo y el amor propio se ponen a prueba y tal como el Titánic, un cuerpo poderoso se puede hundir en las oscuras aguas de la depresión. 

Yo entiendo que las personas a veces aceptan una realidad y la prefieren perpetuar aunque no les agrade mucho. Yo soy de los que siente intenso y siempre mira el termómetro...que no baje....porque si reduce sus grados es pérdida, y eso no lo acepto.

En la vida puedes aceptar muchas pérdidas, pero si el amor, el cariño, el respeto y la admiración se van, prefiero estar solo.

Y siempre habrá personas que creeran las mentiras más infames por que parecen sinceras. A mi hijo le mintieron hace poco y el sonriendo feliz me dijo esto: "sus palabras parecían sinceras".

Yo pensé con mucha pena, que ese acto conllevaba muchas consecuencias, cuando empezamos a mentirle a otros, es por que no aceptamos nuestra realidad, y por que sabemos que esa verdad nuestra no es tan pura como para hacer feliz a nuestros afectos.

Pero los seres humanos preferimos vivir entre mentiras, a tal nivel que la verdad humana se gradúa en porcentajes. Una persona sincera dice el 90% de cosas verdaderas, el restante porcentaje son mentiras...y sigue siendo sincera. Y es que la verdad absoluta nadie es capaz de decirla.

Pero mentirnos a nosotros mismos es otra cosa. Si está ajeno el reproche social, por qué mentirnos a nosotros mismos. Yo creo que eso ya es insatisfacción personal, de plano...fracaso.

Yo seguiré dándome cuenta que tras mis numerosas rupturas de parejas, siempre sucedió lo mismo...admiré, quise y amé. Y cuando la otra persona me respondió igual, todo fue hermoso. Pero nada es eterno en esta parte del universo, ya sea por apreciasiones equívocas o no, las parejas se desgastan y terminan cuestionándose el cariño y amor que les dan y que creen merecer.

Lo más ingrato y digno de olvido, es cuando las personas creen que en una larguísima relación, no los quisieron ni amaron...yo llamo brujas a todas mis ex....por como me terminan tratando, pero nunca niego que las ame cuando eran princesas y no lograron ser reinas y eligieron la escoba y la capa oscura.

Sin embargo, yo veo con pena que mis ex crean que nunca les di mi afecto, por que simplemente no supieron captarlo o nunca leyeron mis bloggs, y son las mismas que cuando alguien que recién conocen les dice lo que desean escuchar, creen que por fin han conocido el amor...y se lo creen con orgullosa sonrisa.

Al final, cada cual con sus ilusiones, pero sí tengo claro que el amor es como el cristal, si se rompe ya no se arma de nuevo...solo quedan ruinas que olvidar y rehacer tu vida...siempre pensando que si nos volvimos sapos...alguna princesa ilusionada con su beso nos volverá príncipes. Al final siempre somos príncipes o reyes....ellas pueden ser princesas, reinas...o simplemente brujas...y de estas últimas...hay muchas, disfrazadas de princesas.

2 comentarios:

Anne dijo...

Muy bueno. . . me encantaron tus palabras sinceras. . . y es cierto a veces no decimos todo. . nos quedamos algunas cosas. . para nosotros, porque ya tu sabes hay cosas que es mejor callarlas, y que mueran con uno.. .
Ojala encuentres a tu reina. . .
Saludos colega!

ivan medina dijo...

Jaja...colega del alma...no se ya si deseo encontrar una reina...sólo se que por ahora deseo que mi príncipe Tin crezca junto a su padre rey y un hechizo maléfico no termine Separándonos.